jueves, mayo 31, 2007

Niño

Creces, dejas la juventud atrás... y pierdes una parte de ti.
Pierdes la parte más sincera, la más despreocupada, la más divertida, pierdes más de lo necesario.
Gente amargada de la vida, atrapada en un trabajo aburrido, endeudada, gente madura y responsable, asqueada, para nada, ¿vives para trabajar?, ¿porqué no vivir para vivir?
Poder levantarte tarde, acostarte en el sofá y despreocuparte de todo y todos, no pensar en el mañana, hablar sin tapujos sin importar el que dirán, las cosas divertidas se acaban pronto cuando renunciamos al (tópico) niño que llevamos dentro.
Un servidor hace lo que puede de vez en cuando para no perder esa parte, a la que le tengo bastante cariño, la verdad.
Cuando tengo tiempo, espacio, no hay demasiada gente y ganas, voy patinando por los pasillos, cantando por la calle (y si, la gente se queda extrañada, pero ande yo caliente...), saltando las aburridas e interminables escaleras de 8 en 8, pasando a milímetros de la gente a velocidades especialmente incómodas, pasando por lugares estrechos a velocidades desaconsejables, intentando andar por el suelo sin pisar ninguna ralla, usando la espuma del champú para hacerme peinados raros, tocar siempre el mismo sitio del techo para ver si cada vez me cuesta menos, etc

Son los detalles los que hacen la vida divertida.

5 comentarios:

pekeña mota dijo...

"(...) usando la espuma del champú para hacerme peinados raros (...)"

yo me hago dos coletas :P

MakOre dijo...

ya casi nada me resulta divertido U_U

pekeña mota dijo...

makore no digas eso, es como si hubiera muerto Papá Noel U_U

Sr pejkaito dijo...

Estos si q se lo pasan bien:

http://www.zappinternet.com/video/KaPqNapLeh/Otakus

De los mejores videos q he visto en mucho tiempo XD

eXe dijo...

makore estoy como tu... v.v la vida es tan vacua...

Pero siempre nos quedaran padre de familia, los videojuegos, homer simpson y el sexo para alegrarla ^^